El calentamiento de tu portátil

El calentamiento de tu portátil

¿Notas que tu portatil se calienta mucho?

Si tienes un portátil con más de 5 años, es posible que notes como cada vez se calienta más y más, hasta el punto de que a veces te cuesta incluso mantener apoyadas las muñecas sobre la carcasa junto al teclado.

No te preocupes, no tiene nada que ver con el calentamiento global, seguramente es algo tan sencillo como que el sistema de refrigeración (o sea el ventilador) esté un poco atascado y por eso no funcione a la debida velocidad que permita una refrigeración óptima del equipo. Esto suele ser debido principalmente a la suciedad que se ha ido acumulando durante todo este tiempo.

¿Cómo controlar la temperatura de mi equipo?

Lo primero que habría que hacer es comprobar la temperatura interna del equipo, para ello existen aplicaciones gratuitas que podemos utilizar para este fin, además de las herramientas propias de cada marca que suelen venir ya instaladas en los equipos.

La temperatura máxima recomendada que soportan los componentes de un equipo portátil suele estar alrededor de los 70° centígrados, esto quiere decir que esta temperatura debería de alcanzarse solo en momentos puntuales de máxima actividad, para volver a la temperatura normal en el entorno de 55° – 60° lo más rápidamente posible. 

Consecuencias negativas de las altas temperaturas.

Las elevadas temperaturas que puede registrar un equipo portátil, no solo se convierten en una incomodidad a la hora de usarlo (sobre todo en verano), es un problema añadido que afecta directamente a la vida útil de todos sus componentes y por tanto a la del equipo.

El principal enemigo de los componentes informáticos no es el desgaste propio del uso, son las altas temperaturas que afectan a los componentes electrónicos y que son las que realmente acortan su vida.

La refrigeración en los equipos portátiles.

Los fabricantes de equipos portátiles están consiguiendo que estos sean cada vez más pequeños, ligeros y potentes, hasta el punto de casi igualar a los equipos de sobremesa, pero tienen el problema añadido de la permanentemente lucha contra la falta de espacio.

La falta de espacio en los equipos portátiles es un hándicap para una óptima refrigeración y esto hace que, en términos generales, disminuya su rendimiento con respecto al de unos componentes similares en los equipos de sobremesa, que son más grandes y mejor refrigerados gracias entre otras cosas a la mejor circulación del aire y una mayor cantidad de espacio. Por eso los sistemas de refrigeración son muy importantes en los equipos portátiles ya que es fundamental que estos funcionen siempre al 100% para que el rendimiento sea óptimo y las altas temperaturas no dañen sus componentes.

¿Qué hacer si mi portátil se calienta mucho?

Aunque también es posible que el mal funcionamiento del ventilador sea debido a otros motivos técnicos, en la inmensa mayoría de casos, esto es debido a problemas con la suciedad acumulada. No obstante, y visto lo comentado anteriormente, vamos a seguir paso a paso cual sería la mejor forma de actuar para solucionar el problema (Esto es válido para cualquier tipo de PC).

Paso 1. Monitorizar el equipo. Colocamos el portátil encima de una superficie lisa y dura que no obstruya la regilla de ventilación y comprobamos cuáles son los valores de temperatura que se registran en una sesión normal. Para ello podemos utilizar un programa gratuito llamado HWMonitor. Como hemos visto anteriormente la temperatura óptima suele estar comprendida entre 55° – 60° centígrados, y a partir de 70° la cosa empieza a pintar fea sobre todo si se mantiene ahí y no baja.

Paso 2. Utilizar el equipo de forma dinámica. Osea, meterle caña. El objetivo es hacerle ganar temperatura lo más rápidamente posible, para ello abrimos varias pestañas en el navegador , aplicaciones, correo, etc. En pocos minutos veremos como alcanza la temperatura suficiente para que se ponga en marcha el ventilador. A partir de aquí observamos:

    1. Se mantiene en valores normales: Falsa alarma quizás últimamente lo hemos estado usando encima de una superficie poco indicada para la ventilación normal (entre la ropa, encima de la cama, etc).
    2. Se mantiene en valores altos: Se oye el ruido del ventilador pero no lo hace con la suficiente rapidez para mantener una temperatura normal. Miramos en la configuración de la batería y corregimos los valores del comportamiento del ventilador por si estos hubieran cambiado a otros distinto de los de fábrica y no se correspondieran con el rendimiento alcanzado (Cosa poco normal si no los hemos modificado nosotros).
    3. Se alcanzan valores muy altos y el equipo se apaga: Al alcanzar una temperatura crítica, el equipo está configurado para apagarse automáticamente para proteger los componentes de un fallo irreversible. Se recomienda no volver a usar el equipo hasta ver las causas que originan el problema y  quede solucionado el problema.

Paso 3. Si el problema persiste: solo nos queda acceder al ventilador para ver cual es su estado. Para ello es necesario abrir el equipo, desmontar el ventilador, limpiarlo y engrasarlo o sustituirlo por otro nuevo.

¿Qué puede hacer GEISNET por ti?

Lo mejor que puedes hacer es dejar tu portátil en manos de profesionales, ya que la reparación es bastante compleja, ellos solucionarán el problema y tu lo podrás seguir utilizando otros tantos años más. 

Si necesitas la ayuda de profesionales, puedes ponerte en contacto con GEISNET y nosotros nos ocuparemos de todo.  

 

luism

T. S. en Administración de Sistemas Informáticos en Red

Deja un comentario